Marketing de calle o echarle la culpa a la crisis

El marketing está en todas partes, o debería. En la charcutería, en la pescadería, en la zapatería de debajo de casa, en el bar de la esquina o incluso en una sala X inalterable desde los años 80. A su modo, con sus diferentes estrategias, todos quieren tener una buena posición para cubrir los deseos de sus clientes.

Lamentablemente ese “debería” del primer párrafo es más común de lo que puede parecer. Hoy lo hemos detectado al salir del trabajo, al visitar una cervecería en busca de una rubia bien fresquita. Como pasa cada semana, hemos preferido cambiar de destino para conocer diferentes formas de enfocar un comercio, para respirar de cerca qué acciones online y offline aplica cada local. Hablamos del marketing de calle, el de las personas y negocios corrientes.

marketing-de-calle

Buen ejemplo de marketing de calle para captar la atención

Los #salmones habíamos oído hablar de un garito, relativamente nuevo, instalado en el valenciano barrio de Patraix, que decidimos visitar sin conocer con exactitud la dirección. Por desgracia tardamos en localizarlo más de la cuenta principalmente porque al margen del típico rótulo con el nombre de la cervecería sobre la puerta no había ningún reclamo más. Es decir, ni luces que captaran nuestra atención, ni letreros con el catálogo de birras en los laterales ni carteles en la acera con las ofertas. Nada del marketing 1.0 que tan efectivo puede ser.

Al entrar nos encontramos con un local vacío pero de un gran potencial: amplitud, mesas separadas, una luz tenue muy íntima, buena música, un futbolín, multitud de cervezas expuestas, etc. Con tantas ventajas, ¿por qué estábamos solos? Puede que fueran las horas… o puede que hubiera otras causas, al margen de las carencias que detectamos a la entrada.

Esto había que pensarlo, así que nos acercamos a la barra para divagar entre cervezas. Ante tantas opciones pedimos consejo, y cuál fue nuestra desagradable sorpresa que el camarero no conocía el producto que vendía. Gran decepción, pues no fue capaz de orientarnos. Más triste fue que la gran pizarra de bienvenida del negocio, terriblemente visible, tenía escrito un “Te recomendamos…” y nada más, todo en blanco. Desaprovechar así ese espacio es sinónimo de despreocuparte de captar clientes con un simple golpe de vista. Esa bala en la recamara no se puede gastar de ese modo.

marketing-de-calle2

Buen ejemplo de marketing de personas

Un negocio en el que los propietarios no se esfuerzan en perder 5 minutos en rellenar la mejor pared de su local para orientar a sus clientes, formar a sus empleados y captar la atención de los viandantes no se merece más que otro que sí lo haga. De nada sirve un Facebook repleto de amigos y mensajes promocionales, de nada sirven todas las acciones de marketing online inventadas si te olvidas realmente de quién es y cómo actúa tu público potencial.

Y es que por desgracia hay negocios faltos de ideas, desmotivados y que prefieren echar la culpa de la mala situación de su local a la crisis cuando hay mucho más detrás que sí está al alcance de nuestra mano.
Es el momento, ¡Conócenos!

Tags:

Noticias relacionadas

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *